terapias naturales, terapias alternativas, reflexología, pie, reflexología podal, medicina china, terapia

Recibe nuestro boletín electrónico y no te pierdas los artículos, actividades, descuentos...

Colabora enviándonos tu artículo, receta, eco-truco…


Reflexología podal, un mundo bajo nuestros pies.

Reflexología podal | Tant'amare | Artículos | Terapias naturales, desarrollo personal, ecología y vida sana

Prestamos muy poca importancia a los pies, es el gran olvidado de nuestro cuerpo y sin embargo es la parte del cuerpo que soporta nuestro peso, que sufre la presión de los zapatos y donde van a parar multitud de terminaciones nerviosas, unas siete mil, que no es poco.

La planta del pie y el pie en su conjunto representan en forma esquemática la totalidad del cuerpo y sus órganos. De hecho, si ponemos un pie con vistas a su perfil interno veremos que calca la silueta de una persona también de perfil.
Desde el punto de vista tradicional, la reflexología podal tiene su origen en antiguas técnicas chinas que relacionan distintas partes externas del cuerpo con las partes internas. Según la medicina tradicional china, nuestro cuerpo está recorrido por canales energéticos llamados meridianos que, a través de técnicas como la acupuntura o la digitopuntura (presión con los dedos), se pueden equilibrar para restablecer la salud.
Desde el punto de vista de la medicina alternativa, en la cual muchos profesionales de la salud convencionales ya están interesados, existe una explicación más racional al respecto que explica el por qué el dar un masaje en los pies influye en el estado de otras partes del cuerpo, y esta explicación se llama terminaciones nerviosas. Los nervios raquídeos, que parten de la columna vertebral se dividen en ramificaciones que terminan en distintas partes del cuerpo, uniendo de esta forma vísceras, estructuras y segmentos de la piel en un mismo nervio raquídeo. Por eso, cualquier masaje, no solo en los pies, puede afectar a distintas partes del cuerpo aunque no sean manipuladas directamente. La reflexología podal aprovecha los conocimientos sobre las conexiones de nervios entre segmentos internos de órganos, músculos y piel para influir a nivel reflejo, sobre dolencias desde el exterior.
Sea como sea, la reflexología podal produce una estimulación de las defensas del organismo y favorece la eliminación de residuos y sustancias tóxicas, estimulando los procesos de regulación naturales del organismo, por lo que se puede aplicar a cualquier persona como terapia complementaria.
Según los practicantes, es relajante, reduce el estrés, mejora la circulación, permite la liberación de toxinas, equilibra los distintos sistemas, revitaliza la energía, actúa de forma preventiva, reduce los procesos inflamatorios y dolorosos, mejora los problemas de estreñimiento y gastrointestinales, alivia las patologías respiratorias y, por si fuera poco, es gratificante para quien la da y para quien la recibe, totalmente placentero.
Además, la puede recibir todo el mundo, es para todas las edades, siempre y cuando no padezca alguna de las pocas contraindicaciones que existen que el reflexólogo conoce.
En definitiva, que al ser la reflexología podal una terapia natural que ayuda a reequilibrar nuestro organismo mediante procesos de regulación internos propios de cada ser humano, constituye una terapia complementaria de gran utilidad, que nos ayuda a mejorar el estado físico y psíquico y disfrutar de una mejor salud.
Cristina Morera - Profesora de Reflexología en Vipassana | Visitar su perfil