• Revista Tant

María Ortiz - GaiaTree

Hatha Yoga. Ayurveda. Yoga y masaje para embarazadas.

Datos de contacto

María Ortiz
Teléfono:
669 072 249

Actividades

Hatha Yoga, Yoga y Embarazo, Yoga en Inglés, Masaje Ayurveda, Masaje y Embarazo, Shantala.

Comentarios

Tamara:
No podía leer este perfil sin hacer un comentario sobre cómo ha sido compartir con María mi embarazo. Ya casi a puntito de dar a luz, el yoga en estos meses ha sido transformador…
[Leer más]

Nuestro comentario:
Estamos acabándolo :-)

Entrevista

¿Quién eres?

¡Hola! Soy María. Nací en Almería y crecí en Níjar. Practico Yoga desde hace ocho años. Mi interés por los idiomas me llevó a Granada y más tarde a Londres, ciudad que me brindó la oportunidad de adentrarme en diferentes escuelas de Yoga.

¿Cuál es tu profesión y especialidad?

Hatha Yoga, Yoga y Embarazo, Yoga en inglés, Masaje Ayurveda, Masaje y Embarazo y Shantala.

¿Qué formación has recibido y qué experiencia profesional tienes?

Me licencié en Traducción e Interpretación de inglés en 2007. Más tarde, recibí la formación en quiromasaje y masaje integrativo en Almería, y la formación de terapeuta ayurveda y yogaterapia en Kannur, India. Actualmente imparto clases de Hatha Yoga y Yoga para embarazadas, sesiones individuales de masaje y alimentación ayurveda y talleres de masaje para embarazadas y Shantala (masaje para bebés). En la actualidad, recibo otra formación en Hatha Yoga según el método de B.K.S. Iyengar. Imparto clases de Yoga desde hace más de un año y practico esta disciplina desde hace ocho.

¿Cuáles son los modelos teóricos o referencias que sigues para el desarrollo de tu actividad?

He tenido la gran fortuna de poder empaparme de las enseñanzas de diversos y muy variopintos maestros de las diferentes escuelas de Yoga y, por lo tanto, mis clases son una integración de todo lo que mejor ha calado en mí y lo que más ha servido a mi propia práctica individual. Y, en definitiva, Yoga es Yoga! :) Pero si he de definirla, diría que mi práctica es Hatha Yoga siguiendo la línea de enseñanza del método B.K.S. Iyengar.

¿Cómo conociste la actividad que desempeñas?

Desde muy pequeña he sentido dentro de mí la necesidad de explorar la vida desde otro plano que no fuera el evidente: el día a día, estudiar, trabajar, comer, jugar, dormir... y vuelta a empezar. Situaciones personales determinadas me lanzaron de lleno a la meditación budista, y de ahí al Yoga y al masaje. En mi primer viaje a la India, en 2010, tuve mi primer contacto con el Ayurveda con un tratamiento de masaje de diez días, aunque sería un año y medio después cuando decidiría volver a la India con el único propósito de aprender esta técnica de masaje milenaria.

¿Qué te impulsó a elegirla?

Supongo que cuando uno ama mucho algo, y le sienta bien, siente el impulso de aprender y compartir para que más personas puedan beneficiarse de lo mismo.
En el caso del Yoga, siempre que lo practicaba con regularidad mi vida se transformaba y yo sentía el deseo de practicar más y más, y de compartir con los demás mi amor y mi gratitud por esta disciplina. En el caso del Ayurveda, sentí la necesidad de adentrarme de lleno en la experiencia de este masaje y aprender de primera mano para después poder transmitirla.

¿En qué consiste exactamente?

El Yoga consiste en la práctica regular de asanas (posturas) y pranayama (control de la respiración).
El masaje Ayurveda tiene en cuenta la constitución única de cada individuo y se caracteriza por el uso de abundante aceite templado que se elige atendiendo a dicha constitución.

¿Para qué sirve?

Yoga es una forma de vida. A través de la práctica de asanas, pranayama, y los otros seis pétalos que la constituyen, Yoga tiene beneficios a nivel físico, mental, emocional y espiritual, y la capacidad de transformar la forma en que el practicante concibe la vida y los pequeños detalles que la componen.
En el caso del Yoga para el embarazo, las asanas son específicamente elegidas para la preparación al parto. Las asanas fortalecen el cuerpo, estiran los músculos y preparan los huesos de las futuras mamás para el gran momento. Además, conectar con la respiración, con su propia esencia y con la de su bebé es algo que sucede sin tan siquiera buscarlo.
El masaje Ayurveda es un masaje muy nutritivo para la piel y para los demás tejidos y órganos del cuerpo. Previene y cura la sequedad de la piel, el estreñimiento, los problemas de huesos y articulaciones, los desplazamientos de vértebras, además del insomnio, el estrés y la ansiedad. En problemas concretos, y con la elección adecuada de los aceites, puede resolver trastornos del cuerpo y de la mente relacionados con un desequilibrio en la constitución natural, o prakruti. Además, recibirlo es un auténtico placer... :)
Al igual que el Yoga, en el caso de embarazadas, el masaje con aceite se convierte en una prioridad a partir del cuarto mes de embarazo, ya que éste tonifica los músculos y promueve su elasticidad, lubrica todos los órganos y tejidos del cuerpo y, de especial importancia en esos momentos, el canal del parto. Además, si el masaje es realizado por el papá, se establece un vínculo más próximo e íntimo entre el papá y la mamá, y entre el papá y el bebé.

¿A quién va dirigido?

A todas las personas interesadas en explorarse y explorar, en mejorar la alineación de su postura, en ralentizar el ritmo de sus pensamientos o trascender la mente para hallar la esencia.
En el caso del masaje, a todos aquéllos, con dolencias o sin ellas, dispuestos a disfrutar de una conexión más profunda con su cuerpo y con sus emociones a través del aceite y el tacto.

¿En qué consisten las sesiones?

Las clases de Yoga tienen una duración de hora y media. Comienzan con una pequeña relajación y algo de pranayama, a lo que sigue la práctica de asanas o posturas estáticas que se acompañan siempre de la respiración. Terminamos con Savasana, una relajación final que nos sirve también como meditación, como una forma de distanciarnos de la mente charlatana para comprender nuestra identidad real, nuestra esencia.
Aunque hay diversos tratamientos, el masaje abhyanga de cuerpo entero tiene una duración de 60 minutos y consiste en la aplicación de aceites ecológicos de primera presión en frío seleccionados según la constitución ayurvédica de la persona con pases largos y acompasados que te conectan con un fluir, un ablandar, un deshacer... es realmente una oportunidad para sentir e integrar cada parte de tu cuerpo con pases envolventes.

¿Qué tienen de especial o característico?

Eso es difícil de poner en palabras, pues ambas son experiencias para ser experimentadas, valga la redundancia. Con todo lo anterior espero haber transmitido una ínfima parte de lo que aporta tanto el masaje como el yoga.

¿Qué te diferencia de otros que puedan hacer lo mismo?

¡Uy! Cada cual es único... Creo que todos tenemos cosas diferentes que ofrecer al mundo. Y que en el mundo hay personas que conectarán con lo que ofrecemos y otras que no. Yo trabajo con amor y desde el amor. Supongo que como tantos otros profesionales en estos ámbitos.

¿Cuáles son tus valores profesionales?

Como decía antes, el amor por lo que hago. También el respeto a los seres con los que trabajo, a sus cuerpos, a sus emociones... y la empatía.

¿Hay algo más que quieras contar para que te conozcan?

Tengo treinta años y soy mamá de una preciosa niña de veinte meses. Mi embarazo y mi parto han constituido una parte fundamental en mi proceso de aprendizaje y des-aprendizaje, y de Lucía aprendo cada día.

Recomienda algún libro:

Luz sobre el Yoga, Luz sobre la vida - B.K.S. Iyengar
El bebé es un mamífero - Dr. Michel Odent
Abbah - Frédéric Antonious
Ishmael - Frédéric Antonious